¿Las pantallas curvas 4k merecen tu dinero? Análisis a fondo

¿Te gusta este artículo?

Si estás en el proceso de comprar un nuevo televisor 4k (o si recientemente has paseado por el departamento de electrónica de cualquier centro comercial),  es seguro que las pantallas curvas se han cruzado por tu camino.  ¿Llaman la atención? Sí. ¿Poseen una apariencia ultra futurista? También. Pero la gran pregunta es: ¿Vale la pena comprar un televisor 4k Ultra HD con pantalla curva? 

Este análisis te ayudará a comprender los TV curve son una buena opción para ti.

Pantalla curva vs Pantalla plana: entendiendo el debate

Los últimos cinco años han estado marcados por un acelerado desarrollo tecnológico en el universo del televisor. Han mejorado el grosor de los paneles, la resolución de pantalla y las funciones de los dispositivos.

Al mismo tiempo,  los precios han disminuido dramáticamente. Ahora es posible para más bolsillos comprar un televisor 4k: ya sea que tu poder adquisitivo se ajuste a la gama de entrada, la gama media o la gama alta, podrás hacerte con televisor muy chulo que cubra tus necesidades.

Teniendo a nuestra disposición tanto pantallas planas como pantallas curvas, todas ellas con una tecnología de paneles impresionante, el gran debate del consumidor es: ¿Por cuál de las dos decidirse?

Los entusiastas de las pantallas curvas manejan argumentos a favor como la gran experiencia cinematográfica y de inmersión que brinda esta tecnología. El diseño futurista tampoco se queda atrás. Entre los argumentos en contra, el más poderoso apunta (y con razón) que las ventajas de los televisores curvos solo se notan o se notan más en pantallas grandes, con muchas pulgadas.

Como en casi todo en el mundo de la tecnología de consumo, para gustos los colores: cada usuario tiene sus necesidades específicas, así como sus razones para comprar o no un determinado dispositivo. En el caso de las pantallas planas o curvas, el debate está abierto y cada bando lleva algo de razón.

Entonces… ¿Merecen la pena las pantallas curvas?

Los televisores curvos suelen ser más caros que los de pantalla plana por una sencilla razón: presentan mejores características. Por ejemplo, los paneles de pantallas curvas generalmente son superiores a sus contrapartes planas.

En cuanto a la experiencia visual, la curvatura de la pantalla, al ser cóncava, mejora la profundidad y el efecto de inmersión. Esto te producirá la sensación de que el contenido visual te envuelve (y si además cuentas con un dispositivo home cinema, probablemente no querrás volver a levantarte nunca más del sofá).

Los fabricantes de televisores curvos suelen citar como ventaja el hecho de que las pantallas del cine también son curvas. Esto es completamente cierto. No obstante, en el cine puedes disfrutar de la inmersión sin que la imagen se distorsione gracias al gran tamaño de la pantalla.

En este sentido, si quieres comprar un televisor para disfrutarlo en familia, lo mejor será que te decidas por un modelo bastante grande. Asimismo, si eres un aficionado a los videojuegos, la experiencia envolvente de una pantalla amplia será espectacular y todos los días darás gracias por haberla comprado.

En cambio, si el televisor curve lo disfrutarás principalmente tú (y máximo una persona más), los modelos medianos de la gama de entrada te vendrán bastante bien (es decir: los más baratos).

¿A qué distancia deberías sentarte? Sea cual sea el tamaño de tu pantalla, esta debe ocupar al menos un 40% de tu campo de visión. Por ejemplo: para un televisor de 60 pulgadas, los usuarios deberán ver la pantalla a una distancia de 1,85 metros. Si el televisor es de 69″, entonces deberás colocarte a 2,13 metros del mismo.

En el caso de televisores 4k Ultra HD (como todos los que te recomendamos en esta página), podrás sentarte incluso más cerca de la pantalla, y la experiencia será siendo buena (no verás los píxeles).

Otro factor positivo de los televisores curvos es que debes sumarle un par de centímetros al área total de la pantalla, en comparación con una pantalla plana de las mismas pulgadas. Estos 2cm podrías medirlos si hipotéticamente aplanaras el televisor curve. En otras palabras, obtienes más área de las pulgadas que en realidad estás pagando.

Pantallas curvas: resumen de ventajas

Entre las ventajas que hemos podido apreciar, destacan estas:

  • Experiencia de inmersión (especialmente en pantallas a partir de las 55 pulgadas): ver películas en casa jamás volverá a ser lo mismo.
  • Los 2cm extra de la curvatura resultan en una mayor área de pantalla, y se notará.
  • Los paneles de pantalla de los televisores curvos suelen ser mejores que sus contrapartes planas. Mayor calidad igual a mejor experiencia visual.
  • Por lo general, la gente encuentra muy atractivo el diseño curvo. Llamadlo diseño futurista o truco de marketing si sois escépticos, pero a nivel estético las pantallas curvas son, para muchos, más bonitas que las pantallas planes. Y… ¿a quién no le gusta lo bonito?

 

Desventajas reales de las pantallas curvas

Todo en esta vida tiene pros y contras, y los televisores de pantalla curva no iban a ser la excepción. Estos son los factores negativos que podrían hacer que te decantaras por un televisor de pantalla plana:

  • La forma en que las pantallas curvas reflejan la luz, hace que los reflejos (si ves la televisión con la luz encendida) sean ligeramente más molestos que en un televisor plano (aunque es verdad que no debes colocar tu televisor frente a una fuente directa de luz, sea plano o curvo. Si lo haces, tengas el televisor que tengas, este se verá bastante mal).
  • El diseño curvo puede ser muy bonito, pero es vistoso. Una pantalla plana se disimula mejor en la pared. Considerar esta una ventaja o desventaja dependerá de tus gustos en decoración.
  • Si deseas vivir una verdadera y emocionante experiencia de inmersión, tendrás que gastar más dinero, pues  notar estas mejoras en la visualización requiere de más pulgadas y, desafortunada aunque lógicamente, mientras más grande el televisor, más caro será; y si es un televisor curvo, es probable que el precio suba aun un poco más. Que lo bueno cuesta, diría mi madre.

 

Conclusión

Siendo realistas, las ventajas de las pantallas curvas frente a las pantallas planas son pocas. Sin embargo, “estas pocas ventajas” son muy grades.

La conclusión de ComprarTelevisor.Net es la siguiente:

Si el dinero no es un problema, vale MUCHO la pena comprar un televisor curvo grande, de unas 60-65 pugladas. Mientras más pulgadas, mejor será la experiencia.

También es buena idea adquirir un televisor un poco más pequeño siempre y cuando la resolución de pantalla sea 4k Ultra HD, y solo si tú serás el usuario principal, máximo junto con otra persona, para que nadie se pierda la experiencia de inmersión. Recuerda: hay que sentarse justo frente al televisor, en el centro.

Televisores curvos 4K interesantes

Última actualización el 2018-12-13 at 04:05 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados  Enlace(s) de Afiliado / Imágenes de la API para Afiliados.

 

Última actualización el 2018-12-13 at 04:05 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados  Enlace(s) de Afiliado / Imágenes de la API para Afiliados.

 

Recuerda que esta web utiliza enlaces de afiliación. Consulta el Servicio, el Aviso Legal y la Política de Cookies, AQUÍ.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: